Sunday, January 18, 2009

Casa hecha de carne
una junta de huesos
frágiles, sobre el filo del cuchillo
se posan dos pájaros.
Debería tener mi cámara. Ahora
el pan se desintegra los domingos
mediodías de pasta, asados por la noche.
Cuando ya nadie hace ruido
bajo las escaleras
me siento frente a la ventana y fumo.
Ni los perros notan mi presencia.
Me decido a salir a caminar
llevo conmigo una mochila pesada
la llené hasta el máximo.
Es posible que se rompa, esta noche
en la calle seguro alguien comerá de mis sobras.
Lisas, sobre el asfalto
caen y no me doy vuelta,
todavía quedan varias cuadras.

1 Comments:

At 12:15 PM, Anonymous Rubén said...

siempre me gustan tus escritos, ya ni nos encontramos en el virtual space
besos lu

Rubén

 

Post a Comment

<< Home